martes, 29 de enero de 2013

Gustave Courbet: Realismo, orígenes y revolución.

Courbet por Nadar, 1855.
Jean Désiré Gustave Courbet, pintor realista francés, (Orleans, 10 de Junio de 1819- La-Tour-de Peilz, Suiza, 31 de Diciembre de 1877). Establecido en la capital parisina desde 1839, tras un fallido intento por estudiar derecho decide dirigir su formación al mundo de las artes. Formado en La Academia Suisse y consagrado a la pintura, sus visitas diarias al Louvre y las copias que realizó de los maestros flamencos o españoles, resultan ser su experiencia pictórica más elemental. Recursos, técnica y conocimientos que pone en práctica y demuestra al participar en El Salón de 1845, con su obra: "El guitarrero y el hombre herido".
Parte activa de La Revolución liberal que sacudió Francia en 1848, su intervención política le valío la etiqueta o apelativo de artista peligroso. En este sentido, su cercana amistad con la figura anarquista de Proudhom, sustentada en gran medida por su similar sentido de la lucha, la política y el concepto de sociedad, le otorgaban una carga ideológica que es necesario resaltar. Encarcelado y sancionado tras su participación en la célebre Comuna de París (Al ser elegido diputado de la misma, propuso desmontar la columna de Vendome para transportarla a los Inválidos. Fue declarado responsable del deterioro de este monumento y condenado en 1871 a seis meses de prisión y a pagar 100.000 francos de indemnización), decidió exiliarse a Suiza en 1873 donde falleció apenas cuatro años después.

Pintor de paisajes y retratos durante el recorrido de su producción, desarrolla un estilo claramente naturalista que con posterioridad evoluciona hacia el realismo más puro. Opuesto frontalmente a la idealización, aboga por una muestra fidedigna del ambiente entroncado exclusivamente con lo real. Niega cualquier artificio y se encuentra a años luz de academicismos o espíritus clásicos. No cree en los cánones ni en arquetipos inventados, su pintura pretende ser un revulsivo vital, fresco y directo, a veces criticado por su excesivo y nefasto (a juicio de sus destractores) sentido de la vulgaridad o tendente gusto innecesario por la sensualidad. En definitiva, un empaste a base de vigorosas y tensionadas pinceladas, destinadas a conmover y suscitar certezas ante la enrarecida situación social.

Hombre moribundo, 1844.

Autorretrato. Hombre desesperado, 1845.

El hombre con el cinturón de cuero, 1846.

Charles Baudelaire, 1847.

Damas de pueblo, 1851.

El entierro de Ornans, 1851.

El estudio del pintor; Una alegoría real, 1855.

Desnudo con perro, 1862.

Pierre-Joseph Proudhon, 1865.

El arroyo sombreado, 1865.


El origen del mundo, 1866.

El sueño, 1868.

El lago Lemman y el pico Grammont, 1875.


miércoles, 16 de enero de 2013

Oliverio Toscani: Carácter, contenido y crítica en el mundo de la publicidad.

Oliviero Toscani, fotógrafo italiano, (Milán, 1942). Nacido en el seno de una familia apasionada por el mundo de la imagen (Su padre era fotoperiodista para el célebre diario italiano: Corriere Della Sera), inicia su formación artística en La Universidad de Bellas Artes de Zurich a lo largo de la década de los sesenta. Ciudad en la que completa estudios superiores de diseño y fotografía en el año1965. Dedicado a la fotografía de moda a comienzos de su andadura profesional para prestigiosas marcas como: Vogue, Elle o Harper´s Bazar, será con posterioridad cuando centre en exclusiva su producción al mundo de la publicidad. De hecho, los años ochenta y su fructífera alianza con la firma italiana Benetton lo convirtieron inequivocamente en estandarte de la controversia y gurú del  impacto o la estrategia comercial. No en vano, las más prestigiosas empresas (Toyota, Prenatal, Chanel,...) pretendían sus servicios, a fin de asegurar una icónica imagen promocional. 
Asimismo, es responsable de la dirección del magazine Colors o de la creación del centro internacional de arte y de comunicación: La Fábrica. Un espacio abierto y dinámico destinado a la puesta en práctica de multitud de proyectos del terreno audiovisual o editorial: producción de programas para televisión, edición de libros,...

En los últimos años de su trayectoria profesional es necesario hacer mención al proyecto centrado y titulado La Raza Humana, es decir, un intento por dar cabida al conjunto de las expresiones físicas, culturales y sociales presentes en el planeta. 
En otro sentido, su dilatada carrera le ha otorgado el beneficio de un reconocimiento merecido. Multitud de honores refrendan su talento: Premio Golden Lion, Premio Académico de La Universidad de Bellas Artes de Florencia o el premio de La UNESCO, entre otros ratifican, si cabe, su valía.

Dueño de un estilo tan ácido como particular (“Voy a enseñar la subversión. Hay que subvertir, es una energía que debe ser desarrollada por los jóvenes. El arte sin subversión no es necesario"), en su vasto recorrido ha perseguido en todo momento una memorable sensibilidad, reflejo crudo de la realidad e instintivamente sinónimo directo de una contundente provocación. Su obra alejada de los convencionalismos y deudora de un profundo espíritu crítico, retrata una temática fundada en la denuncia racial o la protesta ante los efectos (y acusada o relativa falta de interés institucional) del sida o la anorexia, siendo a la postre una antítesis de la frivolidad y vacío estético del reclamo comercial, la cual le concede una validez y embergadura que les recomiendo conocer. 

Nota: En esta entrada, tan sólo se hara mención a las fotografías de sus campañas para Benetton.








 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...