martes, 10 de julio de 2012

Gustav Adolphe Mossa: Fatalidad, vileza y femmes fatales.

Gustav Adolphe Mossa, artista francés, (Niza, 28 de Enero de 1883- Ídem, 25 de Mayo de 1971). Hijo del también artista Alexis Mossa, autor de numerosos carteles para el Carnaval de Niza a lo largo del siglo XIX, su relación con el mundo del arte resultó ser prematura y la influencia paterna un pilar esencial en su evolución profesional. Formado en La Escuela de Artes Decorativas de su ciudad natal hasta 1900, allí aprende el manejo de la técnica y se familiariza con el célebre Art Nouveau. Sin embargo, el descubrimiento tan sólo un año después del simbolismo y modernismo tras visitar La Exposición Universal fijan el estilo de su producción posterior. De hecho, ya con su primera obra simbolista relevante: Salomé de 1901, da muestras de su notable valía. Si bien, en sus primeros años prosigue con la tradición familiar y se centra en el diseño gráfico de carteles carnavalescos. Impresiones y carteles, razón por la cual alcanzó una cierta notoriedad a lo largo de su carrera, en detrimento de sus espléndidos trabajos simbolistas valorados una vez fallecido el pintor.
Ilustrador, pintor y artista gráfico, en su haber destaca una ingente cantidad de obras acerca de la muerte, la perversión y la falta de moral. Cruel, misógino o vulgar, son algunos de los apelativos vertidos sobre su persona. Juzguen ustedes mismos.

.
Salomé, 1901.

Circe, 1904.

El beso de Elena, 1904.

Sirena saciada, 1905.

Retrato psicológico del autor, 1905.

La dama distinguida y el yóquey, 1906.

La esfinge, 1906.

Cleopatra, 1906.

Elle, 1906.

Los cuatro evangelistas, 1906.

Pierrot se va, 1906.

El vals macabro, 1906.

El ciego, 1907.

María Magdalena, 1907.

The Dead Women, 1908.

La Curee au Parapluie et la Coloquinte, 1926.

domingo, 8 de julio de 2012

Leon Spilliaert: Enigmas, vértigo y desolación.

Autorretrato, 1909.
Leon Spilliaert, pintor y diseñador belga (Ostende, 28 de Julio de 1881- Bruselas, 23 de Noviembre de 1946).  Formado en La Academia de Arte de Brujas, en breve abandona la disciplina académica para evolucionar al margen de disciplinas. Autodidacta e independiente, tiene en su primera etapa a los escritos de Friedrich Nietzsche o Maurice Maeterlinck como apreciable fuente de inspiración. Establecido en París en 1904, su periplo por la capital francesa le permite crecer como artista y conocer los trabajos de Edvard Munch, Henri de Toulouse Lautrec, Vincent Van Gogh, Paul Gauguin, o relacionarse con genios de la talla de Pablo Picasso. Amistades coetáneas y referentes fundamentales que, a la postre, encarnaron un influjo directo en su producción. Además del evidente valor concedido por el pintor a la obra del simbolista Odilon Redon y su proceso de creación. Instalado en Bruselas desde mediados de la década de los treinta (1935), en dicha ciudad pasa a ingresar en diversos círculos artísticos de elevada relevancia tanto histórica como intelectual: El sillón, Los independientes, El Arte Contemporáneo, entre otros.
Avezado en el dominio de la técnica, cabalgó con igual brillantez en el uso de la tinta china, el pastel, las acuarelas o el guache, ya fuera en cartón o papel. Magnífico ejemplo de síntesis, expresionismo y simbolismo manejan el desarrollo de sus cuadros. Autor solitario y singular, su temática contenida por enigmas, misterios, melancolía y desolación le concede a sus obras una atmósfera axfisiante, oscura y silenciosa que conviene subrayar.

Como curiosidad, destacar que el extremo insomnio que sufría le permitió recorrer calles y playas tan solitarias como desiertas convertidas en unas excelentes fuentes de inspiración.

Vértigo, 1908.

Mujer en el mar, 1908.

Noche, 1908.

Claro de luna y luces, 1909.

Postes, 1910.

La elevación, 1910.

La travesía, 1913.

Fruta prohibida, 1919.

La puerta abierta, 1945.

Autorretratos.

Autorretrato, 1903.

Autorretrato, 1907.

Autorretato con luna, 1908.

Autorretrato, 1908.

Autorretrato, 1908.

Autorretrato, 1909.



sábado, 7 de julio de 2012

Fernand Khnopff: Secretos, esfinges y tentaciones.

Fernand Khnopff, pintor simbolista belga, (Grembergen-lez-Termonde,12 de Septiembre de 1858- Bruselas, 12 de Noviembre de 1921). Criado en Brujas hasta los siete años de edad, donde su padre ejercía de sustituto del procurador de Rey, con posterioridad fija su residencia en Bruselas. Ciudad en la que inicia sus estudios de derecho, sin embargo, interrumpe su formación a fin de poder ingresar en La Academia de Bruselas con Xavier Mellery. Ciudad que abandona temporalmente para visitar París a lo largo de 1877, capital donde entra en contacto con los trabajos de Eugene Delacroix, Gustave Moreau o Dante Gabriel Rossetti, entre otros prerrafaelitas. Miembro fundador del denominado grupo belga de los "XX", lleva a cabo su primera exposición en el Salón de la Rose+Croix allá por 1892, si bien, la más relevante de sus muestras nos retrotrae a 1898 y la Secesión de Viena.

Considerado como el más importante de los simbolistas belgas, su estilo enigmático, delicado y mágico sumado al caráter espiritual e interior de sus obras le otorgan una notable posición que es necesario recordar. Entre los galardones obtenidos durante su trayectoria profesional, cabe destacar el concedido por la prestigiosa Orden de Leopoldo.
Como curiosidad, apuntar que usaba con asiduidad fotografías para preparar futuros cuadros consiguiendo una calidad casi fotográfica una vez concluida la pintura. De hecho, su hermana: Marguerite Khonopff posó como modelo para algunos de sus lienzos como: Memorias (1889) o El secreto (1902)

La tentación de San Antonio, 1883.

Estudio de mujeres, 1887.

Istar, 1888.

Memorias, 1889.

Silencio, 1890.

La ofrenda, 1891.

Una ermitaña. I Lock my Door upon Myself, 1891

Isolation, 1894.

Nemesia, 1895.

La sangre de la medusa, 1895.

Estudio de mujer, 1896.

El arte. Las caricias; La esfinge, 1896.

Detalle de la anterior.

Fotografía de Marguarite Khonopff, como modelo para El secreto, 1902.

El Secreto

La ciudad abandonada, 1904.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...