martes, 27 de marzo de 2012

Talento, provocación y genios de ciudad.

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo", aseveró en una ocasión el genio de Oscar Wilde. Y en lo que respecta al arte, este argumento no parece de ningún modo estar falto de razón.  El valor de una obra, sea cual fuere, siempre recaerá en su fuerza de expresión. Por ello el arte callejero o urbano, definido por su carácter espontáneo, alejado del academicismo, satírico y crítico, puede ser considerada una muestra inequívoca de esta acertada afirmación. No es necesario recurrir a un estudio, presentar credenciales o exprimir al tiempo, si se tiene algo que contar. Por ello, una recopilación  de diversos trabajos de arte urbano o street de todo el panorama internacional, será el tema central de esta entrada. Una entrada, sin clara referencia a nombres propios (que ya antes fueron comentados en la página: Banksy, Clet AbrahamShepard Fairey, entre otros) y cuyo objetivo es apostar y reivindicar un arte que aderezado con sólo un "pizca" de  talento tiene mucho que mostrar.













lunes, 26 de marzo de 2012

Bruno Barbey: Una mirada por los cinco continentes.

Bruno Barbey,  fotógrafo marroquí de origen francés, (1941). Formado a finales de la década de los cincuenta (1959-1960) en La Escuela de Artes y Oficios suiza de Vevey tanto en fotografía como artes gráficas, tras finalizar sus estudios da por comenzada su trayectoria profesional. Italia, su realidad y la teatralidad de sus gentes, se convierte a renglón seguido en el foco principal de su objetivo. Así, de 1961 hasta mediados de los sesenta, inmortaliza magistralmente la la pureza latente de este pueblo latino. De igual manera, durante este periodo se convierte en comisionado para Ediciones Rencontre en Lausana, tanto para África como Europa, y en asistente para la revista de moda, Vogue. Miembro asociado a la prestigiosa agencia Magnum desde 1964, su legendario y portentoso trabajo de documentación por las calles parisinas de Mayo del 68, bien le valieron el pleno derecho desde ese mismo año. Al respeto, Barbey ha afirmado: "En aquel momento apenas existían las cámaras para filmar. La televisión francesa permanecía en huelga, tan sólo algunas cadenas extranjeras grababan los hechos, por lo que la fotografía se convirtió en el medio vital. Algunos productores-realizadores de cine, tales como: Louis Malle, Chris Maker, Jean-Luc Godard,...entre otros se unieron a un proyecto, al cual me sumé. Maker, rescató el planteamiento llevado a la práctica por el soviético: Alexander Medvedkine, durante los años veinte y el cual consistía en: grabar en su pueblo, trasladarse en tren al mismo tiempo que revelaba las imágenes, editarlas a la noche y enseñar su trabajo concluido en la población más próxima. En consecuencia, entregué mis fotografías a los realizadores y conformaron un total de treinta películas, similares a documentales de corta duración. Todas se enviaron a las provincias, dejando patente lo que estaba sucediendo en París."

Posteriormente, una amplia diversidad de proyectos han dibujado su prolífica carrera. Así, el aclamado retrato del pueblo polaco que realizó entre 1979 y1980, el recorrido por la mayor parte del mundo en guerra al cubrir los conflictos armados de Nigeria, Camboya, Irlanda o Kuwait, o la visión personal del Marruecos que lo vio nacer, conforman una producción con una cadencia reposada y cálida en clara sintonía con un exquisito tratamiento y predilección por el color. No en vano, Barbey defiende: "Me atrae sobre todo la belleza. La humanidad, el lado positivo de las cosas. No me gusta sumergirme en las dimensiones sórdidas de la realidad. Prefiero captar una sombra fugitiva en un bello color, antes que fotografiar una escena de guerra. Rechazo la estética de la locura o el horror."
Reconocido a nivel internacional, sus obras han sido expuestas en museos y galerías de: Estambul, Shangai, Madrid, Berlín, Tokyo,... Además en su haber, destaca la publicación de más de una docena de libros y su participación de varios films.

Roma, 1964.

Nápoles, 1966.

Palermo, 1966.

Roma, 1966.

Amazonía, 1966.

Río Amazonas, 1966.

París, Mayo del 68.

Las panteras negras contra la guerra de Vietnam. Washington D.C, 1969.

Tokyo, 1971.

Irán, 1976.

Lagos, Nigeria, 1976.

Portugal, 1979.

Bombay, 1980.

China, 1980.

Filipinas, S. de Mindanao, 1985.

Reunión, 1991.

Kuwait durante la I Guerra del golfo, 1991.

Sevilla, 1992.


Fez, Marruecos, 1993.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Cristina García Rodero: La mirada oculta.

Cristina García Rodero, fotógrafa española, (14 de Octubre de 1949, Puertollano, Ciudad Real). Inicia su formación en La Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Madrid donde cursa estudios de fotografía e ingresa, por aquel entonces,  en la Universidad Complutense de Madrid obteniendo la licenciatura en Bellas Artes allá por 1972. Establecida en la capital, desde 1975 se convierte en profesora titular de la Escuela de Bellas Artes Plásticos y Diseño de Madrid impartiendo clases de dibujo, y con posterioridad en profesora de fotografía de la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense (1983-2007). No obstante,  al margen de su labor docente comienza a participar de manera asidua en diversas publicaciones especializadas y a dar rienda suelta a su tremendo potencial artístico. De esta manera, históricas como la revista Nueva Lente cuentan entre sus colaboradores con las hermanas García Rodero (Cristina y Marigrá), Paco Rueda o Juan Ramón Yuste, entre otros.  Además, a mediados de los ochenta consigue por oposición el puesto de profesora Catedrática de Fotografía de Escuelas de Artes Plásticas y Diseño.
Interesada por una fotografía de carácter documental, en 1973 decide embarcarse en uno de sus proyectos más ambiciosos. Capturar la esencia de la España profunda a través del simbolismo de sus fiestas, folclore y tradición. Una magnífica visión que a finales de la década de los ochenta ve la luz y se presenta a la postre como su trabajo capital. Bajo el título de: La España oculta (1989), y con el cual de facto adquiere un prestigio internacional. De hecho, considerado el mejor libro del año por el Festival les Rencontres Internacionales de la Photographie de Arlés, le permite obtener también el célebre galardón W. Eugene Smith y una notable relevancia a nivel mundial.
De igual modo, adquirido ya un relevante estatus profesional, en los siguientes años publica su obra sobre las tradiciones del Mediterráneo europeo (Un estudio originado tres años atrás) con el nombre de: Europa. El Sur, (1992), realiza un compendio de costumbres populares patrias en una mezcla de arcaismo y religión que da lugar a:  España: fiestas y ritos, (1993) o plasma ya en el siglo XXI su visión acerca de los rituales vudú en el Caribe. Serie, llamada: Rituales en Haití, que se expone por primera vez en la Bienal de Venecia del 2001.

Premiada a lo largo de su trayectoria con multitud de galardones, entre ellos cabe destacar: World Press Photo en Amsterdam en 1993,  Nacional de Fotografía en 1996, Mejor trayectoria profesional española en fotografía otorgado en el Festival Photo España del año 2000 o la Medalla de Oro al mérito de la Bellas Artes concedida en 2005. De igual manera, ha participado en las más reconocidas exposiciones a nivel mundial por EEUU, Japón, Francia, Alemania, Brasil,... No en vano, se ha convertido en la primera fotógrafa española miembro de pleno derecho de la agencia Magnum desde 2009.
Distinguida por el inmenso valor tanto etnológico como estético de su obra, es a día de hoy, la más notable representante de la fotografía española en su vertiente documental, acompañada por un sentido profundo y delicado al que pocos fotógrafos se han podido acercar: "Traté de fotografiar el alma misteriosa, verdadera y mágica de la España popular en toda su pasión, amor, humor, ternura, rabia, dolor, en toda su verdad, y los momentos más completas y más intensa en las vidas de estos personajes tan simples como irresistibles, con toda su fuerza interior, como un reto personal que me dio fuerza y comprensión y en el que he invertido todo mi corazón. ", en referencia a su trabajo La España Oculta.

Las potencias del alma. Puente de Genil, Córdoba, 1976. 

La tarde.  Campillo de Arenas, 1978.





Cristo, 1978.

La confesión. Saavedra, 1978.

Semana Santa. Montalla, Murcia, 1980.

El alma dormida, 1981.

El travesti. Trebujena, 1988.

Boda de Loli Morcillo. Cáceres, 1980.

Pequeño Hollywood. Tabernes, Almeria, 1991.

Cruz de Mayo. Albarán, Murcia, 1993.
Pascua Ortodoxa. Grecia, 1997.
Ojos blancos, 1998.
Refugiados Kosovares, 1999.

Love Parade. Berlín, 1999.

Duelo. Italia, 2000.
Rituales, 2000.
Benicássim, 2007.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...