miércoles, 19 de diciembre de 2012

George Hurrell: Glamour, esencia y épocas doradas.

George Hurrell, fotógrafo norteamericano, (Kentucky, 1 de Junio de 1904-17 de Mayo de 1992). Formado en el Instituto de Arte de Chicago, desde la infancia mostró un especial interés por el mundo de la pintura o el dibujo. Disciplinas que una vez concluidos sus estudios en 1925, fueron vencidas por su exclusiva dedicación a la fotografía. Eleccion, quizás entre otras circunstancias, determinada por su experiencia como asistente de retratista para Eugene Hutchinson en 1923. En otro orden, definida su faceta artística tiene la suerte de retratar a la célebre aviadora Florence "Poncho" Barnes. Fabulosa carta de presentación para Hurrell, ya que Barnes encantada le recomienda para realizar una sesión de fotos a la estrella muda de cine Ramón Novarro. Una sesión espléndida para el actor que no duda en elogiar entre sus colegas el genial talento del autor. Así, y una vez introducido en el negocio de las celebridades, su relación con Hollywood y la MGM no puede ser más exitosa. Crawford, Gable, Garbo, entre otros muchos se deslizan delante de su flash. No obstante, a comienzos de los treinta (1932) un problema contractual con la Metro le lleva a independizarse y montar su propio estudio. Situado en pleno Sunset Boulevard, pasa a ser el punto de encuentro ineludible para el star system "actual". Con posterioridad, en 1938 decide dar por cerrada esta etapa e inicia una nueva aventura profesional esta vez vinculado a la Warner Brothers. Aquí, convierte en iconos a Bogart, Davis o Cagney, mientras que poco tiempo después, ya fichado por Columbia, es el principal valedor del éxito e icónica figura de la principiante Hayworth. Además de imortaliza a los esculpidos rostros de Hepburn o Harlow. Enrolado en la II Guerra Mundial dentro de la Unidad de Cine de la Fuerza Aérea estadounidense, de vuelta y expiradas las décadas de los treinta y cuarenta ya nada volvió a ser igual. El glamour había perdido toda la esencia que le hizo brillar. Ahora, Hurrell fuera de lugar y desposeído de la magia de épocas pasadas, se ve forzado a una reinvención profesional. Centrado en la publicidad o las maquetas, se refugia en la fotografía de películas como vía de escape a un portentoso ingenio que no se puede marchitar. De hecho, pese a estar retirado desde 1976 por su objetivo pasaron nuevas estrellas como Beatty, Travolta o Stone, sin olvidar el trabajo junto a leyendas como Newman o Redford. Además de esporádicas obras como la portada del disco del grupo de rock Queen: The Works (1984) con el retrato a Freddie Mercury como su valor capital. 

Rey de la edad de oro del cine clásico, sus creaciones convertidas en iconos desde el instante del disparo le valieron el sobrenombre de "El señor del retrato hollywoodiense". Referenente obligado para las generaciones futuras, en su momento las glorias del séptimo arte peleaban por uno de sus flashes y se negaban a posar para nadie más. Dueño de una técnica basada en la delicadeza del enfoque, el exquisito manejo de la luz o la elegante imagen conferida a sus modelos, la publicidad paradigma del buen gusto y situada a años luz de cualquier atisbo de vulgaridad puede mostrarse como su definitiva seña de identidad. 

Gary Cooper.

Bette Davis.

Clark Gable.

Joan Crawford.

Rita Hayworth.

Bette Davis.

Buster Keaton.

Carole Lombard.

Errol Flynn.

Veronica Lake.

Greta Garbo.

Humphrey Bogart.

Gene Tierney.

Joan Crawford.

Katharine Hepburn.

Marlene Dietrich.

Peter Lorre.

Marlene Dietrich.

Paul Newman.

Paul Newman.

Paul Newman.
 
Freddie Mercury.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...