lunes, 15 de octubre de 2012

Jonh Heinrich Füssli: Pesadillas, extravagancia e imaginación.

John Heinrich Füssli, pintor suizo nacionalizado británico y conocido en Inglaterra como Henry Fuseli, (Zurich, 7 de Febrero de 1741-Londres, 16 de Abril de 1825). Formado durante su juventud en teología para ejercer como sacerdote( por expreso deseo paterno),con posterioridad se establece en Berlín e inicia su formación artística. Más adelante pasa una breve estancia en Londres, pero será a partir de la década de 1870 y hasta 1878 cuando al residir en Roma decide dedicarse en exclusiva al mundo de la pintura. De hecho, es en la capital italiana donde el descubrimiento de la atmósfera y arquitectura clásica de la época imperial romana sumado a las obras renacentistas de Miguel Ángel le empujan a determinan su futura evolución. Asentado nuevamente en Londres, esta vez para toda la vida, completa una de las carreras artísticas más sobresalientes, legendarias y expresivas de toda su generación. Considerado como una de las figuras artísticas centrales en la Inglaterra de finales del siglo XVIII y mediados del XIX, se relaciona con la intelectualidad más nutrida de la época y su producción (como muestra de su valía y repercusión) se expone repetidas veces en la Royal Academy londinense, en la cual pasará a ejercer como profesor en 1790 y en conservador de la misma desde 1804. Fallecido en 1825, su cuerpo a modo de homenaje se encuentra  enterrado en la Catedral de San Pablo junto al del primer presidente de la mítica Royal Academy.

Dueño de un estilo innovador y pilar fundamental en el mundo del arte, su extraordinaria genialidad lo sitúa como el precursor de célebres corrientes como la simbolista, la romántica o la surreal. Maestro para autores románticos como John Constable o Benjamin Haydon, sus pinturas imaginativas, oníricas y  macabras inscritas en universos de delicada extravagancia resultan forzosamente reconocibles. No en vano, sus obras repletas de efectos nocturnos, referencias a Shakespeare, el mundo bíblico u Homérico, poseen una fuerza inusitada e indómita que retrotae al espectador a un estado de embriaguez visual imposible de describir. Excéntrico y drámatico a partes iguales, se trata de un autor  de obligada admiración.

Como curiosidad cabe añadir la evidente influencia de Füssli en la obra del, no menos colosal, William Blake.

La pesadilla o La pesadilla nocturna, 1781.

La pesadilla, 1782.

El sueño de la reina Catalina, 1783.

Las tres brujas, 1783.

Lady Macbeth, 1784.

Oedipus Cursing His Son. Polynices, 1786.

Thor in the Boat of Hymir, 1790.

Robin Goodfellow-Puck, 1790.

El despertar de Titania, 1794.

El conde Ugolino en la torre con su hijo, 1806.

La debutante, 1807.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...