jueves, 31 de mayo de 2012

Emilio Pettoruti: Icono de la modernidad argentina.

Emilio Pettoruti, pintor argentino, (La Plata, 1 de Octubre de 1894-París, 16 de Octubre de 1971). Formado en la Academia de Bellas Artes de su ciudad natal, es en 1913 tras recibir una beca del gobierno provincial de Buenos Aires cuando da por iniciado su periplo por Europa; llega a Venecia y en breve recorre la geografía italiana. A mediados de la década (1916), presenta su primera exposición de forma individual en la Galería Gonelli de Florencia, y dos años después fija su residencia en Roma. Asimismo, coincidiendo con el desarrollo de La Primera Guerra Mundial, entra en contacto con ilustres pintores italianos ta Ardengo Soffici o Giorgio De Chirico, entre otros. Tras diversas exposiciones en Italia, se muda a Munich en 1921 y entra en contacto con las vanguardias alemanas. Luego pasa una corta estancia en Francia, manteniendo relación con Juan Gris y Pablo Picasso en la capital parisina, amistades fundamentales en su formación artística. A partir de 1924 retorna a Buenos Aires como cubista convencido, exponiendo a su llegada en el Salón Witcomb, hecho que genera un gran  escándalo en el país donde se le acusa de intentar destruir todo el previo arte nacional (La crítica descalifica todas y cada una de sus obras, sin alguna distinción),  debido a unos trabajos en las que refleja el dominio de un estilo enteramente vanguardista. Compaginando su trayectoria profesional, con diversas conferencias y simposios para dar a conocer las vanguardias europeas en Argentina, es nombrado en 1931 director del Museo de Bellas Artes de su ciudad natal, cargo que desempeña durante 17 años. 

A lo largo de la década de los cuarenta y ya con reconocido prestigio en su país, recorre los principales museos estadounidenses siendo adquiridas algunas de sus obras por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y el Museo de Arte de San Francisco. En los cincuenta fija su residencia en París, ciudad en la que fallecerá en 1971. Entre los galardones más relevantes que le fueron concedidos en su carrera destaca el de La Fundación Guggenhain de Nueva York en 1956. Su obra, influida y determinada por las vanguardias europeas, evolucionó progresivamente a raíz del cubismo y el futurismo, hacia la abstracción de su última etapa europea. A destacar, la elevada cotización de sus obras dentro del mercado del arte donde han alcanzado cifras récord para un artista argentino. Tal y como quedó patente en una de las más recientes subastas.

Sifón o Lacerba, 1915.

La amiga, 1917.

Autorretrato, 1918.

Pensierosa, 1920.

Autorretrato, 1925.

Mi madre, 1925.

Sombras en la ventana, 1925.

La canción del pueblo, 1927.

Quinteto, 1927.

Arlequín, 1928.

El hombre de la flor amarilla, 1932.

El improvisador, 1937.

Sol argentino, 1941.

El Morocho Maula, 1953.

Invierno en París, 1955.

En la selva, 1968.

Visión I, 1969.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...