miércoles, 2 de mayo de 2012

Egon Schiele: Muerte, alma y un pulso a la eternidad.

Egon Schiele, pintor austriaco, (Tulln, Austria, 1890-Viena, 1918). Comenzó su estudios de formación artística en la Academia de Bellas Artes de Viena, donde siendo estudiante tuvo la oportunidad de mostrar sus dibujos al reconocido pintor Gustav Klimt, el cual le facilita el ingreso en los talleres vieneses y del que heredará alguna de sus influencias. Su primera exposición tiene lugar en la Kunstschau Internacional, donde además puede entrar en contacto con la obra de Vincent Van Gogh y Edvard Munch.

Poseedor de un estilo diferente, sus obras se distinguen por el uso peculiar de la línea, centrada en la fijación de los contornos y en aplicar el color una vez que el dibujo se ha culminado. Sus obras, a diferencia de las de Kokoschka, tienen como protagonista a los cuerpos enteros, aislados y con gran parte de su expresividad reducida a la pose de sus extremidades. Su producción no del todo asimilada y recibida por el público general, paso por etapas de total descrédito, que incluso le supusieron el ingreso en prisión durante tres días en 1912 por la realización, según la crítica, de dibujos con estética eminentemente pornográfica.
Ante las críticas, Schiele reafirmaba su posición: "Los artistas siempre vivirán. Creo que los grandes pintores siempre pintaron figuras...Yo pinto la luz que proviene de los cuerpos. La obra de arte erótica también tiene santidad...Mis cuadros deberían colocarse en edificios similares a los templos".
En cuanto a la temática de su obra, puede afirmarse que posee un cierto carácter sobrio, lúgubre y siniestro, donde en la mayoría de las ocasiones se juega con la vida, la muerte o la sexualidad de las figuras. Donde los personajes faltos de salud, tristes, en tensión, desequilibrados o en constante exaltación, son el eje central de sus creaciones.

Acusado de ser un artista degenerado y lascivo, en la etapa final de su carrera y gracias al apoyo mostrado por un reducido círculo de mecenas y galeristas, pudo exponer y vivir de la pintura. Casado en 1915 con Edith Harms, será en 1918 y a causa de una epidemia, cuando con sólo 28 años se produzca su fallecimiento, el cual y pese a su juventud, no puso en duda que junto con su compatriota, Oskar Kokoschka, es el máximo exponente del denominado expresionismo vienés.

Agonía, 1912.

El cardenal y la doncella, 1912.

Autorretrato, 1912.

Hombre y mujer amantes, 1914.

Dos mujeres, 1915.

La muerte y la doncella, 1916.

Mujer acostada, 1917.

Amantes, 1917.

Madre con dos niños III, 1917.

La familia, 1918.

Retrato de Paris Von Gütersloh, 1918.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...