miércoles, 18 de abril de 2012

Ernst Ludwin Kirchner: Un alma para "El puente".

Ernst Ludwin Kirchner, pintor alemán, (Aschaffenburg 6 de Mayo de 1880-Frauenkirch, en las proximidades de Dabos, Suiza, 15 de Junio de 1938). Criado cerca de Lucerna, donde su padre trabajaba como ingeniero, al finalizar sus estudios de bachillerato en 1901 pese a haber desarrollado gran destreza con el pincel, decide continuar sus estudios con la carrera de arquitectura en Dresde. En 1904, se traslada a Munich e inicia su formación en el conocimiento de los grabados medievales, la teoría de la composición, el dibujo japonés; además de conocer las pinturas de Henri de Toulouse-Lautrec o Vincent Van Gogh, los cuales ejercerán una considerable influencia en sus creaciones posteriores; entrando asimismo en contacto por primera vez en esta ciudad con la vanguardia modernista. Aunque fue en Dresde, donde junto con otros tres estudiantes de arquitectura (Fritz Bleyl, Erich Heckel y Karl Schmidt-Rottluff) conforma el grupo "Die Brücke" (El puente), el principal foco del expresionismo alemán (1905), del que se le considera de manera casi unánime como su representante más excepcional. Posteriormente en 1911 funda con Max Pechstein el Instituto en Arte moderno de pintura en Berlín, y es por estos momentos cuando comienza a prestar una atención considerable por el arte africano y de Oceanía ( fondos exóticos esencialmente), que ya había descubierto hacia años en el Museo de Antropología de Dresde. El año 1912 fue clave en su trayectoria profesional, asentado en Berlín, combina en su obra elementos cubistas y futuristas, creando diferentes escenas urbanas caracterizadas por ángulos agudos, colores mezclados entre sí y rayados eléctricos, cambiando además los redondeados cuerpos de los modelos de Dresde por ahora figuras alargadas e hieráticas. Es en la capital alemana donde finalmente es reconocida su valía artistica, exponiendo de esta manera en el Museo Folkwang de Hagen y en la Galería Gurlitt de Berlín. En 1914, se enrola en las tropas alemanas para participar en la Primera Guerra Mundial, sin embargo en 1915 tras sufrir un colapso físico y mental, es eximido del servicio militar. 

A finales de 1915, debido a su débil estado mental es ingresado en diversos sanatorios, con síntomas severos de neurosis y manía persecutoria. Dado de alta en 1918, se traslada a Suiza donde entre otros cuadros pinta Procesión alpina (1919). No obstante, su enfermedad nunca curada del todo, lo lleva a reelaborar algunas de sus obras primigenias y ponerles nuevas fechas, con la misión de demostrar que el fue el precursor y líder de El puente y su estética, por encima de otros pintores como Edvard Munch. Del mismo modo que se manifiesta severamente contra sus antiguos compañeros de El puente, los cuales según Kirchner le habían robado sus ideas. El ascenso al poder del nazismo, y el hecho de que su obra fuera definida como "arte degenerado", fueron quizás unido a su desestabilidad mental los detonantes del suicidio que acabó con su vida, el 15 de Junio de 1938. Como curiosidad resaltar, que Kirchner siempre negó la más que patente influencia de Munch en su obra, tan sólo basta con leer su opinión: "Sé que desde hace tiempo Munch anda observando lo que hago y que ya me ha copiado un buen número de cosas. A los ojos del público, sin embargo, soy yo quien se las ha robado a él".

Cabeza de mujer delante de girasoles, 1906.

Retrato del pintor Erich Heckel, 1907.

Desnudo acostado delante del espejo, 1910.

Fränzi frente a una silla tallada, 1910.

La calle, 1913.

Cocina alpina, 1918.

El pintor Stigner con gato, 1919.

El sendero de la montaña, 1921.

Albert Muller y Hermann, 1925.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...