martes, 13 de diciembre de 2011

El mundo erótico de Bruno Schulz.

Bruno Schulz, pintor, dibujante, diseñador, grabador y escritor polaco judío (Drogóbich, Ucrania, 12 de Julio de 1892- Ídem, 19 de Noviembre de 1942). Profesor de diseño en el Instituto de Enseñanza Media en su pueblo natal, realizó anteriormente estudios en arquitectura en Lemberg y arte en La Escuela de Bellas Artes de Viena. Dedicado al mundo de las artes, destacó sobre todo en el de la literatura, siendo su obra: Las tiendas de canela, publicada en 1934, la que mayor fama le reportó. No obstante, y aunque en la II Guerra Mundial la mayoría de su producción pictórica fue destruida, se conserva una estupenda colección de grabados incluidos en su obra: Libro idólatra de 1920, donde pone de manifiesto una relación hombre-mujer cargada de simbolismo y dentro de un juego "erótico" basado en el papel subordinado del varón y la latente veneración de Schulz por la mujer. De hecho, mujeres altivas y déspotas contrastaban con la posición de humillación y deseo presente en los rostros desfigurados de los marchitos hombres. Dominación femenina, provocación, y ciertas dosis de perversión definían esta serie, considerada como mínimo escandalosa e irreverente por la moral conservadora de la época que le tocó vivir.  Considerado como uno de los grandes escritores de lengua polaca y figura clave en la vanguardia europea del denominado como periodo de entreguerras, fue abatido por un tiro en la nuca durante Noviembre de 1942 (ese mismo iba a huir hacia otra ciudad), en plenas calles de Drogobich por una agente de la Gestapo. Si bien su muerte, escapa a cualquier lógica que se le pueda aplicar: "Schulz pereció cuando Karl Günther -un oficial nazi rival de Landau- le descerrajó un tiro en la cabeza. Schulz era un protegido de Landau, pero éste, que en 1941 caminaba por las calles del pueblo pistola y látigo en mano sembrando el terror, mató a un dentista amparado por Günther. Y Günther replicó a su contrincante: "Tú matas a mi judío, yo mato al tuyo". Fuente: El País.
Dueño de un estilo tenebroso, sombrío y compañero de atmósferas asfixiantes o lúgubres, resultó único dentro de toda una generación. Su asesinato en pleno cénit de su carrera, terminó con la prometedora carrera de un artista al que le quedaba todavía mucha realidad que contar.

 Serie: El libro idólatra, (1920).


La historia secular.


La procesión.


Sementales y eunucos.


Úndula el eterno ideal.





Bestia.


Obra de 1934.

Obra de 1937.



Autorretrato, (1920).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...