miércoles, 23 de noviembre de 2011

William Blake: Mitos, literatura y color.

William Blake, pintor, grabador, filósofo y poeta inglés, (Londres, 28 de Noviembre de 1757-Ídem, 12 de Agosto de  1827). Formado durante su adolescencia en el taller del artista James Basire, en calidad de aprendiz del grabador. Posteriormente, completó sus estudios en la Royal Academy en compañía de los académicos Henry Fuseli o John Flaxman, entre otros. No obstante, debido a las profundas diferencias estéticas que lo separaban de la institución (Defensora del neoclasicismo), en breve optó por no continuar. Dotado de un inmenso talento para las letras, puesto de manifiesto incluso a lo largo de su infancia, (con 12 años, escribe el título: esbozos poéticos), da sólidas muestras de su brillante pluma a finales de la década de los ochenta (1789), con la publicación de la que sería una de las obras fundamentales de la poesía británica: Cantos de inocencia. Inicio con esta publicación, de una prestigiosa serie escrita, grabada y coloreada por él mismo, como fue la compuesta por: Cantos de experiencia (1794) y diversos libros proféticos. Además en 1795, más allá de su propia producción lleva a cabo más de medio millar (537) de acuarelas para la obra de Edward Young: La idea nocturna o las noches. A comienzos de la posterior centuria, (1800) decide trasladar su residencia a Felpham (Sussex), lugar en el forma parte del exclusivo grupo del poeta William Hayley, del cual bajo su patrocinio trabaja a lo largo de tres años y donde da inicio a sus colosales obras épicas: Milton (1804-1808) y Jerusalén, (1804-1820). Así como, su participación en La tumba de Blair o Los peregrinos de Canterbury (1810).
Admirador e influido por nombres capitales, tales como: Alberto Durero, Miguel Ángel o Rafael, su legado basado en una peculiar visión del cristianismo alimentada por un tremendo poder visual, se presenta como una de las claves del incipiente simbolismo. Distinguido por su estilo lineal, imaginativo y alejado del academicismo, así como por su tratamiento personal y exclusivo de la luz, el espacio o el color, a día de hoy, está considerado como una de las figuras más representativas del prerromanticismo inglés. Incluido dentro del estilo neoclásico en su primera etapa profesional. A lo largo de los años evolucionó hacia una temática y simbologías propias de la edad media y el manierismo, en una continua búsqueda de la renovación.


El anciano de los días, (1794).


Nabucodonosor, (1795).


Newton, (1795).


La danza de Albión, (1796).


El gran dragón rojo y la mujer vestida de sol, (1809).


El cuerpo de Abel encontrado por Adán y Eva, (1825).


El diablo cubre de pústulas a Job, (1827).


El infierno de Dante, (1827).

1 comentario:

Flow Fluor dijo...

Me encanta william Blake

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...