domingo, 30 de octubre de 2011

Alfred Kubin: Ilustraciones al borde de la locura.

Alfred Kubin, dibujante austriaco y aprendiz de fotógrafo de Klagenfurt, (Litomoíice, Bohemia, 10 de Abril de 1877- 20 de Agosto de 1959). En su juventud, considerado clínicamente loco (debido a ello estuvo ingresado en una clínica mental), incluso intentó suicidarse en 1896 ante la tumba de su madre, sin embargo el arma se encasquilló. Tan sólo un año después, se traslada a Munich para ingresar en la escuela privada del pintor expresionista alemán Karl Schmidt Rottluff. Posteriormente a comienzos del siglo XX (1901), entra en contacto con la obra gráfica de Max Klinger, la cual supondrá una enorme influencia para su evolución y desarrollo artístico (No de menor importancia se presentan los trabajos de Francisco de Goya, James Ensor o Edvard Munch). De igual manera, en 1905, conoce al también pintor simbolista Odilon Redon en la capital parisina y el curso posterior adquiere la finca Zwickeldt, en la que se retirara en el futuro.
Escritor de la novela fantástica: El otro lado o la otra parte (una de las obras fantásticas clave en lengua alemana), tras el fallecimiento de su padre, 1909. Su relación con el mundo de la literatura, tuvo una mayor extensión. Ilustraciones de poemas firmados por Edgar Allan Poe, Oscar Wilde o Gerard de Nerval, entre otros completan sus distinguidos trabajos en común.


Miembro de la Nueva Asociación de artistas y de la Blauer Reiter. Su estilo, mezcla de: elementos oníricos, fantásticos, tenebrosos y propios de alucinaciones cercanas al terror, delatan la personalidad de un autor inconfundible y retorcido entre tinieblas. Pesadillas basadas en una amalgama de arañas, demonios,  murciélagos atacantes, cadáveres, monstruos o el erotismo y la figura de la mujer como elemento central de sus pensamientos, completan el abanico temático de su producción. La de un hombre, en definitiva, angustiado e inmenso en su tremenda excepción.
Además, conviene resaltar su estrecha relación de amistad con los artistas expresionistas Franz Marc y Paul Klee. Así como, su papel como precursor del movimiento surrealista.


Autoobservación, (1900).


Sin título, (1900).


Ciencia, (1901).


El espanto, (1901).


El último rey, (1901).


Gobierno, (1901).


Señora a caballo, (1901).


La guerra, (1902).


Adoración, (1902).


La mujer, (1902).


Nuestra madre de todos, la Tierra, (1902).


Salto mortal, (1902).

Ilustración para la obra de Poe: Asesinato en la calle Morgue.

Ojo por ojo.


El paseo, (1904).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...