viernes, 23 de septiembre de 2011

Camille Pissarro: Campo y ciudad.

Jacob Abraham Pissarro, llamado Camille. Pintor impresionista francés, (Saint Thomas, Antillas,1830-París, 1903). Hijo de judíos franceses establecidos en las Antillas, realizó sus estudios en París hasta el año 1847, momento en el que retorna a su ciudad natal para trabajar junto a su padre en el negocio familiar. Sin embargo, abandona de nuevo Antillas y se traslada a Venezuela  en compañía del pintor de origen danés Fritz Melbye, donde se dedicará en exclusiva al mundo de la pintura. A mediados de los cincuenta (1855), fija su residencia en la capital parisina. Establecido como pintor, pronto define el estilo centrado en la plasmación de paisajes que marcará toda su obra y se convertirá en su indiscutible seña de identidad. En esta época, además trabaja en el taller de A. Melbye (Hermano de Fritz) y en la academia Suiza, lugar en el que en 1861 entra en contacto con sus futuros compañeros: Claude Monet, Paul Cézanne y Armand Guillaumin. Formidable admirador de Corot, fue un miembro activo en la conformación del grupo impresionista. De hecho, su presencia en las continuas quedadas en el café Guerbois junto a su experiencia y mayor edad resultaron ser de una valía destacada, siendo considerado a la postre como el maestro de todos ellos. Tras exponer en el Salón denominado como el de los rechazados en 1861, sondeó los alrededores de París: Chenneviéres, La Roche -Guyon, La Varenne Saint-Hilarie, Pontoise y Louveciennes. Lugares que al inicio de la década de los setenta (1870) debido a la guerra franco-prusiana  se ve obligado a abandonar y a encontrar refugio en Londres, donde conoció la obra de Constable y Turner. Tan sólo un año después regresa a tierras francesas  para instalarse en Pontoise (primero llegó a Louveciennes, donde las tropas prusianas habían transformado su casa en matadero y usado sus lienzos con el objetivo de secar el suelo) hasta 1884 y acoger en su domicilio a Paul Cézanne. Una convivencia que les reportá a ambos una influencia recíproca notable. No en vano, sus pinturas adoptan una composición bien estructurada heredada de la técnica de Cézanne. Sin embargo, en breve recupera la luminosidad propia de Monet y la fina pincelada.

Junto a su mujer.
Su temática basada en los paisajes rústicos tiende a representar escenas con los campesinos como eje principal, en cierto modo, como un intento por renovar la particular visión defendida por Millet. Clásico en su estilo, sin embargo tras conocer a Paul Gauguin en 1883 y descubrir la obra de Seurat y Signac, los cuales le acercan al puntillismo. Pissarro inicia una deriva de experimentación que lo impulsa a descubrir  virtudes y métodos del neoimpresismo. Razones suficientes para que desde 1886 hasta 1890, opte por desviarse en cierta medida de su rasgo tradicional. Si bien, el paso de los años obliga al pintor a modificar sus escenarios y abandonar por completo sus inquietudes de renovación. De esta manera, el progresivo empeoramiento de su visión debido a una afección ocular, desde 1895, le fuerza a pintar paisajes urbanos de París a través de balcones en pisos altos y ventanas así como a condenar al olvido cualquier tipo de pintura al aire libre. En consecuencia, los paisajes urbanos se convierten en el grueso de su producción y a fin de ofrecer excelentes muestras de la ciudad, el autor cuida con recelo la selección de los observatorios. Por ello, en Febrero de 1897 alquila durante varias semanas una habitación en el Gran Hotel de Russie con unas espléndidas vista al boulevard de Montmartre. Dando como resultado una de sus series de mayor prestigio y calidad. 
Gran virtuoso de la técnica, a lo largo de su carrera contempló y manejó "todas" las técnicas: óleo, acuarela, litografía, grabado, aguafuerte,.... Pintor austero, preciso y veraz, fue como lo definió el escritor, Émile Zola: "Uno de los talentos más profundos y más serios de la época"


La casa de Pére Gallien, (1866).


La entrada de Versailles a Louveciennes, (1869).


Entrada a la aldea de Voisins, (1872).


Escarcha, (1873).


Estanque en el Montfoucault, (1874).


Aserrador de madera, (1879).


Campesinas sembrando guisantes, (1889). Puntillismo.


Puente Bouídieu, (1896).


Puente Bouídieu de noche, (1896).


Boulevard de Montmartre por la mañana en un día lluvioso, (1897).


Boulevard de Montmartre al atardecer, (1897).


Boulevard de Montmartre de noche, (1897).


La calle Saint-Honoré después del mediodía lluvioso, (1897).


Autorretrato, (1898).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...