martes, 23 de agosto de 2011

Ángel Planells: El amigo discreto de Dalí.

Ángel Planells i Cruañas, pintor surrealista español (Cadaqués, 2 de Diciembre de 1901-Barcelona, 23 de Julio de 1989). Desde pequeño entró en contacto con artistas amigos de la familia, como Juan Soler, y pasó a tratar en la adolescencia a Salvador Dalí, al cual le uniría una profunda amistad a lo largo de toda su trayectoria profesional y vital. Curso estudios de pintura y grabado, a partir de 1918 en la Universidad de Barcelona, aunque problemas económicos le obligan en 1920 a retornar al Cadaqués natal, donde da comienzo su estrecha relación con la figura surreal que fue Dalí. A finales de la década, empieza a crear obras muy próximas a la estética y estilos denominados dalinianos, debido a ello elementos como los objetos blandos, los panes o los retratos femeninos se presentan como piezas fundamentales y tan comunes en sus pinturas. De igual modo, evoca con la plasmación de horizontes a los modelos de René Magritte (Tras quedar impactado al descubrir La Tempestad amenazante). Afinidad y razones que pesé a su breve intento por acercarse a la vanguardia cubista, determinan su incorporación como miembro activo al movimiento surrealista en 1928, exhibiendo parte de sus trabajos en la exposición colectiva de las salas Dalmau (Barcelona).

Con posterioridad, continua exhibiendo en dichas galerías, hasta que en 1930 se presenta de manera individual. A partir de entonces en la década de los treinta, participa en diversas exposiciones por galerías como la Sugra o la Catalonya, e incluso en el Primer Salón de Asociaciones de Artistas independientes en Barcelona y La Muestra Internacional de Surrealismo de Londres (New Burlington Galleries), junto con otros artistas españoles como Joan Miró, Pablo Picasso, Dalí y Óscar Domínguez. La Guerra Civil, supuso una ruptura en su prolífica trayectoria. Los años del franquismo, no ahogaron del todo su vertiente surrealista, pero no fue hasta 1974-1975 (alentado por el galerista francés René Metras) cuando reinicio su torrente creativo, el de un hombre inmerecidamente desconocido, tímido e introvertido y en gran medida eclipsado por Dalí. Un genio en la sombra, de imaginación incansable y portentosa vitalidad, que pintó hasta su muerte e inconsciente fue testigo de su propio talento : "A veces voy caminando por la calle y de repente me quedó contemplando a una mujer normal, pero a continuación esta se desplaza y se produce la transformación surrealista. No sé ¿será una enfermedad?". Simplemente un artista de excepción.


Crimen Perfecto (1930).


La casa fantasmal, (1932).


Dolor de mediodía, (1932).


La señora impúdica, (1933).


Sueño olvidado, (1936).


Hamlet, (1938).


Los extraños jugadores, (1942).


Bodegón mitificado, (1973).


La mirada del espía, (1977).


Playa inexplorada, (1980).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...