jueves, 7 de abril de 2011

La crisis pasa factura a la pintura nacional.

Actualmente el término crisis, como tal, acuñado por prensa y estudiosos de las ciencias políticas ha pasado a denominarse de la siguiente manera: "una situación de dificultades económicas, caracterizada por la inflación y la escasez de mercaderías’. Pero su verdadero sentido va más allá de esta acotada definición. Con un origen tamizado en el latín y ya convertido en crisis, ésta derivación, lo es a su vez de la lengua griega y el vocablo Krisis. Y tal y como afirmaba Martin Luther King posee un significado ambiguo que responde a la necesidad de replantear una cuestión o dar el pistoletazo de salida a un proceso de puesta en marcha contundente e inmediato. Es decir, la mezcla idónea y calibrada de peligro y oportunidad, plasmado desde antiguo en los ideogramas chinos.
Y a decir verdad, según las palabras de Luther King cada crisis no sólo trae peligros sino además oportunidades. Una exposición constructiva y lógica, y que ciertamente no anda falta de razón. Sin embargo, mientras tanto nos movemos por aguas pantanosas con una barcaza de delicada solidez: estadísticas pulverizadas al antojo de grupos de presión, aumento exponencial y sin freno de unas listas del paro con un techo al que no parece divisar junto a una oleada de brotes económicos, novedosos y ocultos para un público medio de los cuales nunca había escuchado hablar. Por ello, dentro de esta vorágine de datos y Dire Straits (Situaciones apuradas), lo más adecuado es luchar, protestar y exigir nuestros derechos; aunque no despreciaremos a quienes imiten a esta banda de rock, pasen a ser Sultanes del Swing y maquillen a esta depresión con una buena dosis de humor.
Este es el caso de la entrada en particular. Una visión peculiar y cómica de la crisis, bajo el prisma de aquellos que fueron pintores clásicos y reconvirtiendo sus obras icónicas en parodias críticas del panorama actual.

Las mendigas.(Adios a la ayuda de los 426 euros para los parados)


Las Meninas. Diego Velázquez (1656).


La José Luisa.


La Gioconda. Leonardo Da Vinci (1519).


El  grito ante el recibo (Suben la factura de la luz).


El grito. Edvard Munch (1893).


El nacimiento de la generación perdida.


El nacimiento de Venus. Botticelli (1484).


El Euribor devorando a sus hijos.


Saturno devorando a sus hijos. Francisco de Goya (1823).


La santa paciencia.


La Madonna Sixtina: "Los dos ángeles". Rafael de Sanzio (1513).


El descendimiento del andamio.


El descendimiento de la cruz. Pedro Pablo Rubens (1612).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...