sábado, 22 de enero de 2011

Mario Carreño: La mezcla de lo puro.

Mario Carreño Morales, pintor chileno de origen cubano (La Habana, 24 de Junio de 1913-Santiago de Chile, 20 de Diciembre de 1999). Inicia su formación académica en La Academia de San Alejandro de su ciudad natal con tan sólo 12 años de edad, recibiendo clases del prestigioso paisajista cubano Antonio Rodríguez Morey. Terminada su estancia en la Isla, se traslada a España donde completa sus estudios al ingresar en La Escuela de San Fernando de la capital madrileña en 1932. Periodo enormemente enriquecedor a nivel profesional que se ve truncado en 1936 por el estallido de la guerra civil española; Unas extremas circunstancias por las cuales es obligado a abandonar el país y trasladarse a México donde entra en contacto con los pilares del revolucionario muralismo mexicano, esencialmente con el llamado grupo de los "tres grandes": David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco, además del ilustre Rufino Tamayo. Con posterioridad retorna a Europa concretamente hacia tierras francesas, y es París el enclave escogido para ampliar sus conocimientos teóricos y artísticos al formar parte de la Academia Julien desde 1937, bajo la atenta mirada del multidisciplinar artista Jean Soubernie o el pintor dominicano Jaime Colson. Pero de nuevo el desarrollo de otro conflicto bélico, esta vez la II Guerra Mundial fuerza su salida del viejo continente, dando arranque a otra etapa personal y artística en Nueva York que se extiende a lo largo de toda una década. Con su residencia fijada de manera permanente, intercalada con temporadas en Cuba, da rienda suelta a su innato potencial y nos regala su primera gran obra fundamental: El nacimiento de las naciones americanas (1940). Un cuadro de grandes dimensiones donde se aprecia ya en el autor un extraordinario dominio de la técnica y claras referencias al arte renacentista de Boticelli o Mantegna, por los que sentía profunda admiración. Además es en su periplo norteamericano a partir de 1946 cuando dedica parte de su tiempo a la docencia, ejerciendo como profesor titular de pintura en La escuela de investigación social neoyorquina. Asimismo los viajes a su país natal, dejaron como legado en Cuba la elaboración de un mural firmado conjuntamente con Siqueiros en 1942 o sus magistrales clases en La Escuela de San Alejandro a principios de los cincuenta. Una simbiótica relación distanciada a finales de la década, y quebrada en cierta medida por la inestabilidad política nacional (Últimas bocanadas de la dictadura de Fulgencio Batista) que no recuperará la fuerza original.

El poeta chileno Pablo Neruda, gran amigo del pintor.
Chile será a partir de entonces la patria en la que se establece de manera definitiva, desde 1958 hasta el momento de su fallecimiento. Aunque en realidad la relación con el país andino se remonta años atrás, y es posiblemente su duradera amistad con el genial poeta Pablo Neruda desde 1934, el detonante principal para determinar su acertada elección. No obstante, contactos posteriores como su invitación para que expusiera en la Sala Pacífico de Chile en 1948 o participar en conferencias artísticas dentro de la Universidad de Santiago como ponente en 1956, no hicieron sino aumentar su predilección por conocer y asentarse en la nación.
Fundador en 1959 al lado de otros artistas y arquitectos de La Escuela de Arte de la Universidad Católica, de la cual fue profesor y subdirector a finales de los sesenta. Pasó a convertirse en una de las figuras más relevantes del panorama cultural y emblema del arte chileno a nivel internacional. Nacionalizado como tal desde 1969, el digno reconocimiento a su vasta trayectoria que no vería el fin hasta 1994 (abandonó la pintura debido a problemas de salud) fue recompensado en 1982 al ser galardonado con el Premio Nacional de Arte. Falleció a los 86 años en 1999.

En lo que respecta a su pintura tiene un origen que se podría clasificar como poscubista, con una visible tendencia gradual hacia la abstracción geométrica matizada en más de una ocasión con ciertos toques surrealistas. Así en sus trabajos iniciales se puede apreciar de forma manifiesta una clara raíz deudora de la época renacentista y  próxima al surrealismo o la época más clásica de Pablo Picasso, que sufrió progresivamente una evolución marcada en gran medida por su contacto con los muralistas mexicanos mencionados con anterioridad. De esta manera a mediados de la década  de los cuarenta sus cuadros presentan una temática que refleja o reivindica en cierto modo la cultura nacional, los ritos y ceremonias ancestrales con origen afrocubano o diversos pasajes de la vida autóctona y cotidiana. Estética que en la década posterior se ve desplazada hacia un cubismo basado en el rigor geométrico y que a su vez será olvidado por una deriva en torno a la abstracción y el simbolismo alejado de referencias figurativas en los años posteriores.
Unas pinturas en las que predomina el uso de colores vivos, intensos y exuberantes junto al añadido de figuras voluptuosas y no faltas de simbolismo.

En su amplia trayectoria recibió gran cantidad de distinciones tales como: El Premio Nacional de La Habana (1954), El Premio Internacional Guggenheim en Nueva York (1956), el Nacional de Chile ya nombrado en 1982 o el Premio Medalla de honor de la fundación Pablo Neruda en 1997. Además su obra se halla expuesta en el Museo de Bellas Arte de Caracas, el Museo metropolitano de Miami o el Museo de La Habana, entre otros.


Descubridores del caribe (1940).


Nacimiento de las naciones americanas (1940).


Cortadores de cañas (1943).


Dos mujeres (1943).


Danza afrocubana (1943).


Fuego en el batey(1943). Vendida en mayo de 2009 por casi 2,2 millones de $, lo que puede dar una idea del valor actual alcanzado por el pintor.


Patio colonial cubano (1943).

Tres mujeres (1945).


Mujer en la ventana (1946).


Recinto alucinante (1963).


Mujer con guitarra (1972).


Mascarón de proa (1981).


Exorcismo en el lago (1989).


Árbol tropical (1993).

1 comentario:

andy aguilera dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=acN383utArw


lanzamiento del libro sobre la vida y obra del gran vanguardista de la plastica cubana Mario Carreño despues de largos años de dura investigacion el afamado curador de origen cubano Jesus Fernandez Torna nos regala un sueño hecho realidad llevado a cabo el lanzamiento de este gran libro en el prestigioso museo de bellas artes ubicado en la habana cuba http://pradoart.com/

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...