lunes, 10 de enero de 2011

Edward Hopper: Guardián de la noche.

Autorretrato (1930).
Edward Hopper, pintor, cartelista e ilustrador norteamericano (Nyack, Nueva York, 22 de Julio de 1882 - Nueva York, 15 de Mayo de 1967). Formado en primera instancia como ilustrador y artista gráfico en La Escuela de Arte de la ciudad de Nueva York, con posterioridad sin abandonar la institución decide introducirse en el conocimiento de la pintura, su composición y diseño. Unos estudios académicos sólidos que le valdrán para realizar su primer trabajo como ilustrador y dibujante publicitario en el ambiente neoyorquino de comienzos de siglo (pese a repudiar en cierta medida esta ocupación, la que incluso consideraba como una actividad deprimente). A partir de 1906 y hasta 1910 son frecuentes sus viajes alredor de Europa, gracias a los cuales entra en contacto con la realidad francesa, holandesa o inglesa. De esta manera amplia sus horizontes culturales y artísticos, visitando esencialmente las exposiciones nacionales de mayor relevancia:  retrospectivas de Paul Cézanne, Henri Matisse o Paul Gauguin en París, de J.M William Turner en Londres o de Rembrant en Holanda. Será en este periodo durante sus eventuales retornos a EEUU cuando en 1908 participa en la primera exhibición colectiva de su carrera, aunque hasta 1911 no es capaz de efectuar la única y última venta de la década, ya que lo logró por segunda vez diez años después allá por 1922. Así, este escaso reconocimiento artístico y éxito comercial le obligan a continuar explotando su faceta de ilustrador tal y como ponen de manifiesto la multitud de aguafuertes y acuarelas pintadas en este periodo. Creaciones con carácter eminentemente laboral pese a su enorme valor estético, el cual quedó patente al ser galardonado con el prestigioso primer premio del concurso de cárteles de guerra en 1918. Situación económica e importancia profesional que cambiaron a partir de la década de los veinte con la venta de numerosas acuarelas en su primera exposición neoyorquina a título individual. Desde entonces demostrada una sustancial valía en el panorama artístico y equilibrado su poder adquisitivo, fija tanto la residencia familiar junto a su inseparable esposa: Josephine Nivison (Jo Hopper), como el estilo, temática y contenido de una ingente producción que escasamente variará hasta el momento de su fallecimiento. La cual fue donada en su totalidad (3000 obras) por su mujer al Museo Whitney de Arte americano.

Dedicado a reflejar la "esencia realista" en sus trabajos, despoja a las escenas de todo lo que resulta accesorio o prescindible. En ellas se presentan figuras solitarias, pensativas y en la mayoría de los casos con una sonora sensación de sosiego que consiguen transmitir al espectador. Imágenes magnéticas y con un intrigante atractivo, geniales en cada una de sus vertientes. Provistas del aroma necesario para captar tú atención, evocan una temática plagada de retazos pertenecientes al mundo urbano, los paisajes o el espectáculo con guiños palpable al teatro o el cine. Composiciones desde cualquier punto de vista y actualmente descritas como magistrales, pero que en la génesis de su carrera  fueron muestra clarividente para la crítica del perfecto ejemplo de un arte vacío de expresión y muy lejano de lo sensacional.
En cuanto a su estilo, se caracteriza por la utilización de colores suaves en un juego equilibrado que armoniza situaciones de luces y sombras evocando el ambiente peculiar y único del autor. Centrado en  plasmar la vida cotidiana estadounidense al margen de las influencias pictóricas provocado por multitud de movimientos vanguardistas, la suya fue una obra independiente y fuera de toda regla.
Destacar asimismo que en su obra se pueden vislumbrar influencias de los impresionistas, algunos autores realistas y en cierta medida de la atmósfera creada por el cine negro americano de la década de los cuarenta y cincuenta, legando la excelente mezcla entre expresionismo y realismo. Además como curiosidad apuntar que es considerado uno de los pilares fundamentales de la eclosión del posterior hiperrealismo.


 El artesano de París (1907)


Niño y luna (1907).


Smash the Hun (1919). Primer premio en el concurso de carteles de guerra.


Domingo (1926).


Autómata (1926). 


 Rieles al atardecer (1928).


Chop suey (1929). 


Tarde en Cape Cod (1936).


Película de Nueva York (1939).


De noche en la oficina (1940).


Gasolinera (1940).


Guardianes de la noche (1942).


Verano (1943).


Autovía de cuatro carriles (1956).


Grupo de gente al sol (1960).


Luz del sol en el segundo piso (1960).

 
Oficina de Nueva York (1960). 


Dos comediantes (1965). Su última pintura realizada con 83 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...